Fiestas de Laredo

Las fiestas de Laredo tienen su debida importancia por ser creativas, intensas, dinámicas, tradicionales. En verano tienen lugar la mayoría de las fiestas mayores (la centenaria Batalla de Flores, “Fiesta de Interés Turístico”) y el Último Desembarco de Carlos V, “Fiesta de Interés Turístico Regional”), y a lo largo del todo el año, las fiestas populares. En todas y cada una de estas celebraciones la implicación masivamente de las gentes de la villa está presente.


La Batalla de Flores

El origen de la Batalla de Flores se remonta a principios del s.XX, una época de esplendor cultural y bonanza económica que conocemos como Belle Epoque.

La celebración de Galas Florales, Fiesta de las Flores o Coso Florido estuvo relativamente extendido entre las principales ciudades europeas entre finales del siglo XIX y principios del XX. Pronto este tipo de celebraciones llegaron a la Península Ibérica (Murcia, Valencia) y, más concretamente, a Laredo.

Fiestas de Laredo

Hay fiestas y celebraciones para todos los gustos: religiosas vinculadas a la liturgia (Semana Santa, Pascua, Virgen del Carmen, San Martín, etc.); fiestas locales o temáticas (Carnavales, hoguera de San Juan, concentración de trajes regionales, etc.); concursos y comidas populares (Marmita, sardinadas, degustación de productos típicos, etc.); y, marchas populares (Ruta de Carlos V).

Una oferta amplia y variada, al igual que la oferta de entretenimiento en Laredo, que se extiende durante todo el año en una gran variedad de conciertos, conferencias, teatro, cine, música, exposiciones, folklore, deportes, etc.

La Batalla de Flores de Laredo es mucho más que una Fiesta Grande.

Es una exaltación de la vida, de la alegría, del amor y del arte. Una celebración que pone de manifiesto lo mejor de la naturaleza de un pueblo que tiene una profunda devoción artística, está fuertemente vinculado a la naturaleza y tiene como común denominador la pasión, la ilusión y el compromiso con la tradición y la cultura popular laredana.


El Último Desembarco de Carlos V

El Último Desembarco de Carlos V” convierte a Laredo, durante cuatro días de septiembre, en una pujante villa Renacentista en la que se da cita la Corte Imperial del abdicado Emperador antes de su marcha al Monasterio de Yuste (Cáceres).

Torneos de Época, el Desfile, y, sobre todo, la Escenificación de la llegada del Emperador Carlos V. En esta fiesta, calles, establecimientos y fachadas de edificios se adornan y engalanan a la usanza de aquella época, con pendones y estandartes evocando el esplendor del que era uno de los principales puertos de Castilla.

El Ayuntamiento de Laredo organiza la fiesta de El Último Desembarco de Carlos V con un amplio programa de actividades, entre las que destacan los . Actos todos ellos que tienen su epicentro en un imponente Palenque dispuesto en la playa Salvé, con gradas con capacidad para casi 5000 espectadores. Multitudinaria resulta asimismo la Cena del Emperador, con menús a la vieja usanza para más de 800 comensales.

El V Centenario del Nacimiento de Carlos V, festejado en el año 2000, supuso el punto de arranque de una de las fiestas de Recreación Histórica más espectacular de cuantas se celebran en España. La fiesta se adentra en todos los rincones de la villa, merced al Mercado Renacentista y a  la variedad de actuaciones artísticas de calle que se suceden sin parar durante cuatro días de celebraciones.

Aquí tienes una representación virtual de esta fiesta.