El Desembarco del Emperador Carlos V

Historia

Si escarbamos un poco en la historia de este personaje, y es lo que vamos a hacer para buscar algún dato más que aportar a este momento clave en la vida del Emperador, hoy en buena parte la información que prolifera en redes y en primeras posiciones en la red es su fiesta de conmemoración, y no es para menos. Aún así os dejamos alguna referencia a datos históricos de los días que estuvo en nuestra villa el Emperador y su séquito.

El momento decisivo para el desenlace. El 25 de octubre de 1555, en un emotivo discurso ante la asamblea de los Estados Generales reunida en Bruselas, Carlos abdicó en favor de Felipe (que reinaría como Felipe II) la soberanía de los Países Bajos.

El Desembarco del Emperador Carlos V

Tres meses más tarde le cedió también las coronas de Castilla y León, Aragón y Cataluña, Navarra y las Indias. Lo mismo hizo con el reino de Nápoles, el de Cerdeña, la corona de Sicilia y el ducado de Milán. En el mes de septiembre de 1556 cedió el imperio a su hermano Fernando I y, dejando a Felipe en Bruselas, se embarcó hacia España.

Había comprendido que el título imperial carecía de valor sin el sustento de las armas, y por ello no había dudado en repartir sus dominios entre las que consideró las cabezas más importantes de su dinastía: su hermano Fernando y su hijo Felipe. Leer Biografía de Carlos V. Obsesionado por la muerte, el temor a Dios y la angustia religiosa, vivió los dos últimos años de su vida en el retiro monástico.


La Fiesta

Esta fiesta recoge el momento histórico del último desembarco del Emperador Carlos V de España en la playa de la Salvé de nuestro municipio (el 28 de septiembre de 1556), su llegada venía precedida de su partida hacia el Monasterio de Yuste, donde pasó los últimos años de su vida.

Aunque la fiesta se celebre desde el año 2000 como motivo del quinto centenario del nacimiento del Emperador, cada año viste a la villa con un aire medieval situado hacia el año 1556.

Las calles, las fachadas, los bares, los balcones e incluso gran parte de los Laredanos se visten acorde a la moda de aquella época evocando el esplendor del que era uno de los principales puertos de Castilla.

La fiesta consta de un mercadillo renacentista ubicado en el centro de la villa, una zona de ocio en la alameda principal en la cual hay juegos de madera para los más pequeños, un desfile, un torneo de época protagonizado por cuatro caballeros en la playa y la representación del desembarco acompañado de fuegos artificiales.